14/12/09

Un artículo de Mayor Zaragoza

Copio a continuación el enlace de un artículo de Federico Mayor Zaragoza publicado por LA REALIDAD Y LA PALABRA, el Informativo de ATTAC MADRID, hoy, 14 de diciembre de 2009.
Bajo el título de CELEBRAR LA CAIDA DEL MURO DE BERLIN Y LAMENTAR 20 AÑOS PERDIDOS, el autor recuerda la alegría que reinó en un momento de 1989, en que se creyó que se había acabado la carrera de armamentos entre las superpotencias y que la humanidad iba a disfrutar de los llamados dividendos de la paz.
Pero en ese mismo instante, los máximos dirigentes del mundo cometieron un fatal error imponiendo el dogma del mercado como alma de la economía y después vino la nueva carrera de armamentos, con miles o millones de dólares diarios gastados en máquinas de guerra...
El mercado está bien para que los empresarios hagan negocios pero el conjunto de la economía debe estar regulado por el Estado, que debe representar a todos los ciudadanos.
Se debe reconstruir el Sistema de las Naciones Unidas, que han querido desprestigiar, se han perdido 20 años y hay que dejar la economía de guerra para buscar y lograr la de paz, justicia y bienestar para todos.
Entresaco un párrafo para animarros a que leáis el artículo completo:
“...Ahora nos enfrentamos a una enorme crisis, financiera pero sobre todo, una crisis ética, de valores morales y de derechos humanos. También una crisis medioambiental y alimentaria. En este momento invertimos tres mil millones de dólares al día en armamento mientras sesenta mil personas –no me canso de repetirlo- mueren de hambre, de los cuales treinta y cinco mil son niños. ¿Cómo podemos conciliar el sueño si sabemos que cada día se está produciendo este horrendo genocidio silencioso? ¿Cómo podemos permanecer en esta parte privilegiada del mundo, de la aldea global, como a menudo se la denomina, cuando la mayoría de sus habitantes se encuentra sobreviviendo en condiciones de gran precariedad?...”

1 comentario:

Javier Casado dijo...

Veo que vas alimentando tu blog con entradas muy interesantes y me alegro de que pongas en práctica lo que aprendimos aquella tarde en el "Miguel Hernández".
Gracias por el viaje a Cuenca en buena compañía. ¿Vas a hacer una entrada sobre el congreso? Estaría bien.
Javier