26/10/11

Paradojas de los indignados

"Las revoluciones árabes fueron una chispa fundamental porque demostraron que, incluso las situaciones más bloqueadas, que incluso los regímenes menos democráticos en donde las elites lo tenían todo controlado, podían desembocar en una situación revolucionaria increíble e inesperada. Las revueltas árabes aportaron un aliento de esperanza, un impulso, una dinámica. El mundo se dio cuenta de que las elites dominaban porque nosotros permitíamos que dominen. Hacen lo que quieren porque nosotros las dejamos hacer y, además, a menudo votamos para que lo hagan. Las revoluciones árabes fueron un mensaje de esperanza y un llamado a la sublevación de los pueblos. Hoy, la gente ha renunciado a resignarse".
El párrafo anterior pertenece a la entrevista a Thomas Coutrot, economista francés, miembro de la Red de Alerta sobre las Desigualdades. Muy recomendable también es la lectura de los comentarios que ha suscitado. Pueden encontrarse en la parte inferior de la página.
Sobre el mismo tema, pero referido al 15M, trata el artículo de Alfonso, "15M: ¿Movimiento Browniano?", muy interesante, igualmente. Tras analizar aspectos positivos y negativos del 15M, Alfonso lo califica como "progresista", pero se pregunta cómo es posible que sus planteamientos con respecto al voto vayan a contribuir a que nos gobierne uno de los partidos más reaccionarios de occidente.